Crítica Series

Review: «A young doctor’s notebook» (2012-2013)

Germán Morales
Escrito por Germán Morales

Esta serie con 2 temporadas fue una grata sorpresa con la cual me tope. El hecho de contar con Jon Hamm (Mad Men) y Daniel Radcliffe (Harry Potter) fue el primer llamado de atención para acercarme, pero la historia me atrajo mucho más. Basada en los libros semi- autobiográficos del escritor ruso Mijaíl Bulgákov, cuenta los dramas de un excelente estudiante de medicina con potencial, pero que debe salir de la teoría a la práctica de la medicina en un pequeño hospital de Muryevo, un pueblo de Rusia en 1917. Tanto Hamm como Radcliffe interpretan al mismo personaje, pero en distintos momentos de la vida, con el primero haciendo de consejero y de la “voz de la conciencia” del más joven en sus primeras experiencias.

La serie tiene un toque de humor negro que hace hincapié en las dificultades de la medicina, no sólo a principios del siglo XX, sino en una Rusia que se encuentra atravesando un período convulsionado por la revolución bolchevique, y que se verá con más profundidad en la segunda temporada que en la primera. Pero no nos adelantemos, vayamos por partes.

Cuidado Spoilers a la vista (aunque no son demasiados).

Un futuro anunciado

Seremos reiterativos, pero el humor negro y las escenas fuertes son lo más destacable de ‘A young doctor’s notebook’ , entonces debemos advertir a aquellas personas impresionables. La juventud del médico y su torpeza pueden llevarlo a ver la amputación de una pierna con una sierra sin filo como si fuese un pedazo de madera, con toda la sangre que eso implica, ya que en la serie no se ahorran de mostrarla en ningún momento. Cuando el espectador pueda superar ese tipo de momentos chocantes, se encontrará riendo con la insensibilidad que va adquiriendo el jóven médico a lo largo de los capítulos.

Radcliffe entra a un hospital donde su antecesor, Leopold Leopoldovich, dejo una marca imborrable tanto en su accionar como en el recuerdo de sus colegas, y en todo momento le reprochan su falta de experiencia y conocimiento en sus actos, mientras Hamm trata de aconsejar en vano a su joven yo para que no cometa los errores de novato. La relación entre estos dos personajes está bastante marcada por la sabiduría de uno y la falta de experiencia del otro, ahí es donde el personaje de Radcliffe saca ventaja para que nos olvidemos pronto de Harry Potter, y engloba una gran actuación a lo largo de los capítulos. En cambio, la figura de Don Draper todavía es difícil de dejar de asociar con el personaje de Jon Hamm en ‘A young doctor’s notebook’ , por lo menos hasta la segunda temporada, donde el actor se destaca un poco más.

El acompañamiento musical de la serie es perfecto para darle el tono cómico y satírico a los fuertes actos, lo mismo ocurre con la cuidada ambientación, tengan en cuenta que ver los problemas de salud de la Rusia pre-revolucionaria es encontrarse con una sociedad bastante atrasada en esos aspectos, tanto en infraestructura como en la educación de la población. El personaje de Radcliffe debe luchar constantemente con todo ello, con el adverso clima, y contra sus propios fantasmas que se verán pronto en la serie, tanto en 1917 como en la alternancia de las escenas de 1935.

Daniel-Radlciffe-Is-Returning-to-Ovation-Young-Doctor-Notebook-Fb-com-DanielJacobRadcliffefanClub-daniel-radcliffe-37006686-660-370

Como planteo histórico, ‘A young doctor’s notebook’ es interesante. Como dijimos en la primera temporada se hace mayor foco en las dificultades médicas y la inexperiencia del joven doctor, el comunismo se ve solamente en las escenas de 1935; en la segunda temporada, la revolución rusa interviene con mayor fuerza en el panorama, con una percepción crítica de parte de la serie y de lo que expresan sus personajes. También entra el amor y el triangulo amoroso, con escenas tan graciosas como tristes.

Un clima adverso, poetica y literalmente

En realidad el clima de “A young doctor’s notebook” se da constantemente de esa forma, entre los hechos graciosos por la torpeza o la voluntad humanitaria fallida y lo ácido, lo triste, lo sanguinario y sangriento. La vida del doctor nos da esa sensación, como una persona entusiasta y con potencial puede terminar con tantos problemas por un ambiente adverso y condiciones miserables, además de las malas decisiones que pueden afectar la moral y el empuje de una persona.

Si buscan una comedia común, no es el lugar donde deben caer. “A young doctor’s” da mucho más que la moralina sobre la vida de un médico o los problemas del pasado, esta serie gana donde “A million ways to die in west” pierde, a pesar que apunten a públicos distintos, ambas buscan retratar con crudeza el pasado y nos llevan a amar nuestros tiempos. Sin embargo, esta serie sabe adaptarse más a la época que narra que la película de Seth MacFarlane, que quiere borrar la melancolía del mejor tiempo pasado pero en realidad se trata de una mirada actual sobre los problemas del ser humano de otro tiempo.

¿Habrá tercera temporada? El cierre queda abierto, pero puede terminar aquí tranquilamente. Sería bueno ver hacia donde avanza el joven médico que ya adquirió cierta experiencia en su labor y su evolución como personaje completó un cierto camino. Por mi parte, siento que merece una tercera temporada que todavía no nos deja noticias.

Los amantes de las series inglesas deben ver esta serie.

Por Germán Morales




¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Germán Morales

Germán Morales

Lic. en Comunicación Social (UBA). Creador y redactor de Proyector Fantasma. Responsable de la sección SERIES.