Crítica Estrenos Hollywood

Crítica: Ben-Hur (2016) Dir. Timur Bekmambetov

Alan Schenone
Escrito por Alan Schenone

Título original: Ben-Hur Año: 2016 Duración: 124 min. País: Estados Unidos Director: Timur Bekmambetov Guión: Keith R. Clarke, John Ridley (Novela: Lewis Wallace) Música: Marco Beltrami Fotografía: Oliver Wood Reparto: Jack Huston, Toby Kebbell, Morgan Freeman, Rodrigo Santoro, Nazanin Boniadi, Pedro Pascal, Olivia Cooke, Ayelet Zurer, Sofia Black-D’Elia, Alisha Heng, Marwan Kenzari, Nico Toffoli Distribuidora: UIP Estreno: 25 de agosto de 2016

No toda nostalgia es buena 

En manos de Timur Bekmambetov llega Ben-Hur (2016), una nueva adaptación de la novela homónima de 1880 de Lewis Wallace, que narra como las decisiones religiosas y políticas enfrentan a dos hermanos: el redentor judío Ben-Hur ( Jack Huston) y el romano Mesalla (Toby Kebbell) en una carrera a muerte en la que uno solo saldrá victorioso.

Ben-Hur es una película que no llega a alcanzar un foco coherente en ninguna de sus aristas: no comprende una película de redención, venganza o hasta de un culebrón novelesco –como ocurre en la primera media hora del fin-. En Ben-Hur no hay una deficiencia clave que haga caer y trastabillar al film sobre terreno de ripio, sino que cada uno de los hechos desemboca en una decisión peor y así se forma una acción en cadena imparable de errores.

El director Timur Bekmambetov no estuvo a la altura de las circunstancias –además de que la vara estaba muy alta- para producir una remake acorde y del mismo calibre que el clásico de 1959 bajo la tutela de William Wyler y con la estimada actuación de Charlton Heston y Stephen Boyd, ganadora de once premios Oscars a mejor película, director, protagonista y actor de reparto. Allí se sitúa otro punto muy débil e endeble: el casting. Ni Jack Huston, Toby Kebell o siquiera Morgan Freeman logran generar una empatía o identificación con el espectador y sus propias emociones. Personajes carentes de carisma, espíritu y estima. Interpretaciones muy bajas, superficiales y planas.

32178_la_escena_de_la_carrera_de_cuadrigas__remake_de_uno_de_los_momentos_estelares_de_la_historia_del_cine_

Se hace cuesta arriba comprender y aceptar las motivaciones de los hermanos, donde los actores todo el tiempo están contra la pared en un guión pobre e irregular que pierde uno de los mayores y mejores matices que tiene la película; la reflexión sobre el enfrentamiento religioso y político entre romanos y judíos. Igualmente, el personaje del brasileño Rodrigo Santoro –de quien no diremos el nombre para no generar spoilers- es el único que propone algo más en cuanto a lo místico y energético, que produce diferencias desde sus palabras, miradas y hasta como se para frente al espectador y otros personajes.

Sin embargo, pese a la acumulación de malas noticias, la escena más importante del film llegó a buen puerto. Con una manera particular de filmar, más cercana a las tomas que se realizan en la Formula 1, con distintas cámaras Go Pro en diferentes ángulos –como en los caballos, las ruedas de los carruajes- se llega a un climax en este duelo entre hermanos en la pista. Esto resulta lo más acertado de Ben-Hur, pase a que el final culmina con un giro totalmente inesperado e innecesario, que hace perder vigor de lo que se había alcanzado tras la carrera. A pesar de llegar en 3D, esta tecnología sigue la línea de las demás en solo brindar profundidad entre los personajes y el fondo, sin nada más allá para destacar.

Por Alan Schenone

Crítica de la película
Fecha
Película
Ben-Hur (2016)
Puntaje
21star1stargraygraygray



¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Alan Schenone

Alan Schenone

Periodista. Egresado de DeporTEA. Estudió la Licenciatura en Letras en la Universidad del Salvador. Experiencia en TV y en coberturas de eventos culturales.